Etiquetas

, , , , , , ,

Dedicado a los padres que reciben un diagnóstico del Trastorno del Espectro Autista

Hace 6 meses recibimos el diagnóstico y nos pareció que se acabó el mundo. Nuestra niña no se relacionaba, no hablaba, no miraba a los ojos.
Pero 6 meses después de un duro trabajo diario nuestra hija ya dice sus primeras palabras.

¿Cómo empezar a trabajar en casa?

Nosotros empezamos a buscar juegos que interesen a nuestra hija. Aparentemente no le interesaba nada, se quedaba muy pensativa y ni siquiera reaccionaba cuando la llamábamos. Todos los juguetes los tiraba al suelo.
Tras ver la película “Son Rise, un milagro de amor” empezamos a buscar su mirada. Compramos juguetes que llamaban su atención, tales como instrumentos musicales, pelotas, aviones. Y poco a poco empezó a fijar la mirada en los objetos.
El primer juego que logramos disfrutar juntos era el juego de la pelota. Nuestra niña empezó a sonreír.

El siguiente paso fue  aprender qué eran los encajables. Nuestra hija  tiraba cualquier juego  al suelo. Nos ayudaron el darle los celos: Empecé a jugar con una niña de 6 años al lado de mi hija, haciendo una demostración aparentemente a la niña mayor de cómo se juega y de pronto mi hija se acercó e hizo el encajable sola y se fue. Era un encajable grande de 4 piezas.
El mismo día jugamos igual con la niña mayor con una pirámide de anillos. Y sucedió lo mismo: mi hija vio como juego con otra niña y se acercó e hizo la pirámide.
Empezamos con las clases de logopedas. Allí es donde aprendí la técnica de enseñar obligando. Es allí que aprendimos a decir: “Mira” y así entendí que al conseguir la mirada, le podremos enseñar todo.

 

encajable DSC_0084

Anuncios