Etiquetas

, , , , , , ,

Cuando todavía no sabíamos el diagnóstico, nos llamaba mucho la atención que nuestra niña no quería jugar con muñecos. Y si algún muñeco era de un dibujo animado que ella había visto, aún peor. Le regalaron la muñeca Masha del dibujo animado Masha y el oso, la muñeca fue tirada al suelo enseguida. Nada más verla, nuestra niña gritaba mucho. Como si le diera coraje ver un muñeco que representa un dibujo animado conocido.

masha

Lo mismo le pasaba con fotos. Para que ella reconociera y aprendiera a toda la familia, hicimos un álbum con fotos separados de cada uno: papá, mamá, abuela, etc. Y cada día le enseñabamos el álbum, al final terminó aprendiendo quiénes somos. Era una verdadera alegría cuando me llamó mamá por primera vez.

También hicimos un loto con fotos de la familia. El loto no se utilizó nunca, no lo quería ni ver. Mi marido hizo además un puzzle con fotos de familia. Igual.

Poco a poco se acostumbró a ver fotos. Hicimos muchos álbumes con acciones diarias para comentar y aprender los verbos. Ya las fotos no le dan miedo.

También poco a poco hemos jugado con muñecos que tienen que ver con dibujos animados y cuentos. Ahora mismo le encantan y no le dan miedo.

Así, leemos los cuentos (nos gustan cuentos con pictogramas) y los representamos después.

17622751_1333287650090978_1343202047_o

Nos gusta mucho Blancanieves con pictogramas de la editorial GEU.

Después de haber leído el cuento varios veces, hemos visto el dibujo animado y ya nuestra hija comprendía mejor los sucesos. Ahora cuando leemos el cuento, está esperando el momento de cantar la canción de los enanitos:

Ay ho!!
Ay ho!!
Ay ho, ay ho, ay ho
Ay ho, ay ho, ya es hora de cerrar
Ay ho, ay ho, ay ho
Ay ho, ay ho, nos vamos a cenar
Ay ho, ay ho, ay ho
Ay ho…

Cómo leer cuentos

Mírame y aprenderás en Facebook

Anuncios